Maltrato y abuso a los mayores | ¿Como darse cuenta?

Maltrato y abuso a los mayores

El 15 de junio se celebra el Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, una fecha en la que concienciarnos sobre un tema que muchas veces pasa desapercibido pero que existe, sobre el que debemos remover y plantearnos la protección de los mayores en todos los ámbitos de la vida. 

Las personas de avanzada edad sufren maltrato, abuso e indiferencia de diferentes formas en su vida diaria. Desde el abandono hasta la falta de cariño, desde la soledad a una mala palabra, desde la humillación a no proporcionarles sus necesidades básicas. El buen trato hacia las personas mayores se consigue con su protección y promoviendo su inclusión en la vida social.

En este sentido y según la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), cualquiera que implique un abuso puntual o reiterado que suponga el daño o el sufrimiento del mayor se considera maltrato. Así, podemos distinguir varios tipos de maltrato hacia las personas mayores.

Tipos de maltrato hacia las personas mayores

Maltrato físico: es aquel que alguien ejerce sobre la persona mayor ocasionando un daño corporal al adulto mayor bien mediante un golpeo, empujón o forcejeo. Maltrato físico también es encerrar a una persona contra su voluntad. 

Maltrato emocional: una persona mayor que ha sufrido maltrato puede presentar no solo lesione físicas, también emocionales o sicológicas que le reportan secuelas difícilmente detectables. El maltrato emocional se produce cuando se le grita, amenaza, se le humilla o se le ignora. Cuando se le impide ver o visitar a familiares u otras personas cercanas.

Negligencia: se produce cuando la persona a cargo del mayor no le proporciona sus necesidades básicas, ya sea le impide comer, no recibe su medicación o no le asea diariamente.

Abandono: la personas o personas encargadas de sus cuidados se desentienden del mayor, lo que le ocasiona sentimientos de soledad, aislamiento. Más grave aún cuando esta persona es un gran dependiente.

Abuso sexual: el contacto o presencia sexual sin consentimiento.

Abuso financiero: robarles su dinero, sacar dinero de una cuenta bancaria sin su consentimiento o firmar documentos en los que la persona mayor no ha dado su consentimiento ni está al tanto.

El maltrato a las personas mayores debe ser enfrentado y denunciado para que se tomen medidas y pueda dejar de ocurrir. No cesa por sí solo, ya que es muy probable que el mayor no tenga la capacidad de enfrentarse por sí mismo a esta situación. Las víctimas de maltrato y abuso en la vejez suelen ser personas cuyas capacidades físicas o síquicas se ven afectadas, ancianos que sufren algún tipo de demencia… personas frágiles que son un objetivo fácil para ejercer maltrato sobre ellos.

¿Cómo saber si la persona mayor está sufriendo maltrato o abuso?

Generalmente, cuando a alguien le está ocurriendo algo puede verse reflejado en su conducta y forma de actuar. Podemos notas ciertas manifestaciones que nos alerten de que algo está sucediendo.

  • Pérdida de peso sin motivo.
  • Se muestra nervioso.
  • Presenta moratones, cicatrices o cortes.
  • Se ve descuidado, sin higiene, con la ropa sucia.
  • Desmotivado a la hora de realizar cualquier actividad.
  • Vive en un entorno sucio y poco saludable.
  • Le faltan sus medicamentos y aparatos para facilitarle la vida.
  • Impago de facturas o falta de dinero.

Estos pueden ser indicios de que algo está ocurriendo y debemos pedir ayuda o denunciar a los servicios sociales. Lo importante es proteger a la persona mayor ante cualquier indicio de que está siendo maltratado. Es responsabilidad de todos velar por el bienestar, la salud e integridad de las personas mayores.