Los beneficios de viajar en la tercera edad

Los beneficios de viajar en la tercera edad

Viajar es una de las actividades que más nos gustan y reconfortan tengamos la edad que tengamos, pero si nos centramos en las personas mayores, supone un cambio importante, ya que son muchas las que comienzan a viajar y descubrir mundo una vez alcanzan la jubilación.

Disponer de tiempo libre suficiente para dedicarlo a hacer cosas que antes no hacían, es lo que lleva a muchos mayores a viajar durante la tercera edad. Permitirse conocer otros lugares, disfrutar de la compañía si se viaja en grupo o descubrir una nueva experiencia como es el hecho de viajar, pueden ser tres premisas importantes para emprender un viaje.

Es cierto que, actualmente, debido a la situación de pandemia, esta actividad tan beneficiosa para nuestros mayores no se lleva a cabo como en otros tiempos, pero las vacunas y la apertura de la movilidad geográfica, está haciendo que poco a poco se vuelva a retomar, sobre todo ahora que llega el verano.

Los beneficios que reporta al cuerpo y la mente de estas personas realizar un viaje, son sin duda muy enriquecedores e ilusionantes a la vez que mejoran su bienestar. A continuación, enumeramos algunos de los beneficios de viajar en la tercera edad y cómo realizarlos sin preocupaciones:

¿Por qué viajar en la tercera edad es beneficioso?

  • Adiós al sedentarismo: Entre los beneficios que puede reportar viajar para los mayores, está llevar un estilo de vida activo. Moverse, interactuar con otras personas, otros ambientes… hace que los mayores conozcan el mundo exterior y todo lo que ello conlleva.
  • Sociabilización: Está claro que viajar, ya sea sólo o en grupo, invita a relacionarte con otras personas más allá del círculo de conocidos. Además, si se viaja al exterior, existe la posibilidad de intercambiar conocimientos e intereses con personas de otras culturas, siendo una experiencia muy enriquecedora.
  • Mejora el estado de ánimo: Relacionada con la anterior, estar en contacto con otros hace que el estado de ánimo y autoestima mejoren, ya que viajar, especialmente en los mayores, reduce los síntomas de la ansiedad y depresión, fortaleciendo su salud mental.
  • Mejora el carácter: Si, nuestro estado de ánimo es mejora cuando viajamos y, en consecuencia, también nuestro carácter. ¿Quién no está de mejor humor y más positivo cuando está de vacaciones? Viajar permite a las personas mayores descubrir y sentirse mejor consigo mismas.
  • Mantiene la salud física: Al igual que viajar es beneficioso para la salud mental, también aporta numerosos beneficios al cuerpo, sobre todo caminar. Conocer lugares implica caminar y recorrer distancias, lo que se traduce en ejercicio saludable para las personas mayores.
  • Estimula la mente: cuando se viaja, es imprescindible prestar atención a situaciones que les harán más fácil la estancia en un destino. Por ejemplo, mapas, indicaciones del grupo, memorizar calles, explicaciones de las visitas… todo esto estimula la mente de los mayores, aumentando así la atención.

Como podemos ver, viajar está lleno de cosas positivas para las personas de la tercera edad y, no cabe duda que es una de las actividades más recomendables para ellos. Son muchos los tipos de viajes que se adecuan a los mayores que pueden ir desde el mar hasta la montaña e incluso, para los más aventureros, viajes al extranjero.

Cada vez son más las personas mayores que eligen destinos diferentes a los clásicos viajes del imserso, playas o balnearios y optan por otro tipo de destinos. Entre los viajes más populares para los mayores podríamos destacar:

  • Viajes del imserso: son el tipo de viaje por excelencia para las personas mayores, ya que están totalmente programados y organizados además de contar con un precio reducido y bastantes posibilidades de destino, ya sea de interior como de costa.
  • Playa y mar: el un tipo de viaje que eligen muchos mayores, sobre todo en verano, para disfrutar de la playa, el buen tiempo y conocer a otras personas.
  • Balnearios: son otro tipo de viaje muy popular entre las personas de la tercera edad que buscan tranquilidad además de beneficios para el cuerpo: mejorar la circulación, reducir dolores en huesos y articulaciones, bienestar corporal…
  • Cruceros: cada vez son más los mayores que optan por este tipo de viajes que les lleva a conocer otro tipo de destinos apasionantes que quizá siempre han tenido como idílicos. Con las posibilidades de hoy en día y la gran oferta de destino, puede ser una buena elección para muchos.

En definitiva, viajar es un placer para el que no existe edad.