Saltar al contenido

Qué es la lipotimia y cómo afecta a las personas mayores

La lipotimia es un fenómeno que muchas veces se menciona de manera coloquial cuando alguien sufre un «desvanecimiento» o un «bajón de presión», pero ¿qué significa realmente este término y por qué deberíamos prestarle especial atención en el caso de las personas mayores

En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la lipotimia y cómo podemos cuidar mejor a nuestros adultos mayores ofreciendo, también, una correcta ayuda a domicilio en Salamanca. ¡Vamos allá!

¿Qué es la lipotimia?

La lipotimia, también conocida como pre-síncope, es una pérdida breve de la conciencia que generalmente está precedida por una sensación de mareo o debilidad. 

Además, es un tipo de desmayo menos severo que no llega a la pérdida total de la conciencia y la persona se recupera rápidamente. Suele ser una respuesta del cuerpo ante un descenso temporal del flujo sanguíneo cerebral, que provoca una disminución en la llegada de oxígeno al cerebro.

Cómo reconocer una lipotimia a tiempo

Reconocer una lipotimia a tiempo es clave, especialmente cuando estamos cuidando de personas mayores. Aquí te dejamos algunos tips para que puedas identificar esos primeros indicios y actuar rápido:

Presta atención a los mareos repentinos

Si notas que la persona mayor comenta que siente mareos al levantarse o después de estar un rato de pie, estate atento. Eso puede ser un aviso de que la presión arterial ha bajado y su cerebro no está recibiendo suficiente sangre.

Observa cambios en la visión

Un signo clásico de lipotimia es cuando la persona menciona ver «estrellitas» o experimenta una visión borrosa o túneles visuales. Si escuchas que alguien describe estos síntomas, es momento de actuar.

Atento a la palidez y sudoración fría

Un cambio en el color de la piel, como una palidez notable, puede ser una señal de alerta. Además, si notan una sudoración fría y pegajosa, aunque no haga calor, puede ser otro indicativo de que algo no va bien.

No ignores las náuseas o sensación de debilidad

Si tu ser querido se queja de sentir náuseas o una debilidad generalizada, sobre todo en las piernas, podrían estar al borde de una lipotimia.

Escucha las quejas de fatiga inusual o agotamiento

A veces, antes de una lipotimia, la persona puede sentirse más cansada de lo normal sin una razón aparente.

Observa su comportamiento

Algunas veces, las personas se vuelven más silenciosas, confusas o tienen dificultad para hablar antes de un desvanecimiento. Esto también puede ser un signo temprano.

¿Cómo actuar? 

  • Haz que la persona se siente o se acueste: Esto puede evitar una caída si llegase a desmayarse y también ayuda a que la sangre fluya mejor al cerebro.
  • Eleva sus piernas: Al elevar las piernas por encima del nivel del corazón, se favorece el retorno venoso y, por ende, la circulación cerebral.
  • Asegúrate de que respire bien y esté cómodo: Afloja cualquier ropa ajustada que pueda dificultar la respiración o la circulación.
  • Hidratación: Si está consciente y no hay riesgo de que se atragante, ofrécele sorbos de agua.
  • Consulta con un profesional: Aunque se recupere rápido, es importante consultar al médico para descartar causas subyacentes que requieran atención.

¿Cómo prevenir la lipotimia?

Hidrátate bien

El agua es vital para nuestro cuerpo, así que no olvides beber suficiente durante el día. Lleva siempre contigo una botellita de agua, ¡será tu mejor amiga para mantener a raya la lipotimia!

Alimentarse de forma equilibrada

¿Sabías que una dieta variada y rica en nutrientes es tu escudo contra muchos males, incluyendo los desvanecimientos? Por ello, es importante incluir frutas, verduras, proteínas y carbohidratos integrales para tener energía y una salud de hierro.

Levántate lentamente

Si has estado sentado o acostado un buen rato, toma tu tiempo para ponerte de pie. Hazlo de forma gradual para que tu cuerpo se ajuste a los cambios de posición y no te traicione con un mareo.

Evita estar de pie quieto mucho tiempo

Si tienes que hacer fila o estar parado, trata de moverte un poco, cambia el peso de una pierna a otra o, si puedes, da un paseo corto.

Cuidado con el calor excesivo

Los días calurosos pueden ser enemigos de tu presión arterial. Busca la sombra, usa sombrero o gorra y ropa ligera, ¡y no olvides tu agua!

Revisa tus medicamentos

Algunos fármacos pueden influir en la aparición de lipotimias. Si estás tomando medicamentos y notas mareos frecuentes, habla con tu médico.

No te saltes comidas

Mantener un horario regular para comer ayuda a evitar bajones de azúcar en sangre que pueden desencadenar una lipotimia.

Ejercicio moderado

Mantenerse activo fortalece el corazón y mejora la circulación. Pero ojo, si no estás acostumbrado al ejercicio, empieza poco a poco y siempre consulta con un profesional.

Controla el estrés

Practica técnicas de relajación como la meditación o el yoga, que pueden ayudarte a mantener el estrés a raya y, con él, los mareos.

Atención a los síntomas

Si empiezas a sentir signos de una posible lipotimia, no los ignores. Actúa rápido siguiendo los pasos que te hemos mencionado anteriormente.

Revisiones médicas regulares

Mantén al día tus revisiones médicas, ya que es mejor prevenir y detectar cualquier problema a tiempo.

¿Qué consecuencias puede tener padecer lipotimia?

La lipotimia, aunque no suele ser grave, no debe tomarse a la ligera, ya que puede tener algunas consecuencias que afectan la calidad de vida, como, por ejemplo: 

  • Caídas y lesiones físicas: Cuando una persona sufre una lipotimia, puede caerse y eso, en los mayores, puede resultar en fracturas o golpes serios. Las caídas son una gran preocupación porque la recuperación es más lenta y complicada a edades avanzadas.
  • Miedo a moverse o salir de casa: Si alguien ha tenido un episodio de lipotimia, puede desarrollar miedo a que le suceda de nuevo, especialmente fuera de casa. Esto puede llevar a un estilo de vida más sedentario y aislamiento social.
  • Pérdida de confianza en sí mismo: La lipotimia puede hacer que las personas mayores sientan que pierden autonomía y control sobre su vida, lo que afecta su autoestima y su independencia.
  • Efectos emocionales y estrés: No es solo el cuerpo el que sufre. El estrés y la ansiedad de un posible nuevo episodio pueden afectar emocionalmente, provocando un ciclo de preocupación y miedo.
  • Deterioro de condiciones preexistentes: Si la persona ya tiene problemas de salud, como enfermedades cardíacas o diabetes, los episodios de lipotimia pueden complicar estas condiciones.
  • Interrupción de actividades diarias: Las tareas cotidianas se pueden ver afectadas. Puede ser que actividades que antes se realizaban sin pensar, ahora se tengan que planear o incluso evitar.
  • Carga para los familiares o cuidadores: La preocupación por la seguridad de la persona mayor puede aumentar la carga emocional y física para los cuidadores y familiares.

Necesidad de ajustes médicos: A veces es necesario revisar tratamientos y medicaciones, lo que puede llevar a un proceso de prueba y error hasta dar con la pauta adecuada.