Consejos para cuidar a dependientes

Consejos para cuidar a dependientes

Los consejos para cuidar a dependientes se hacen cada vez más importantes y necesarios a cada año que pasa en una España como la actual, caracterizada por un considerable y creciente envejecimiento de la población. El crecimiento vegetativo ha ido remitiendo más que notoriamente con las sendas crisis de la economía en 2007 y 2020, y a ello se agrega el bienestar económico por el que transitó nuestro país entre la segunda mitad del decenio de los 80, y principios de los 2000, cuyo punto culminante fue el llamado despegue económico de 1994, y que trajo consigo un gigantesco aumento de la esperanza de vida. Todo ello confluye en un crecimiento de la población con problemas de pérdida de la autonomía personal y situaciones de dependencia, y asimismo, paralelamente en una mucho mayor sensibilización de la sociedad ante tales problemas.

Nuestra “Ley de Dependencia”, cuyo nombre oficial y completo es el de Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, es un ejemplo más de tal majestuosa y grandiosa corriente de sensibilidad social, que ha ido expandiéndose por los cuatro puntos cardinales del orbe, sobre todos en los países del Viejo Continente y de América.

Las personas con problemas de autonomía personal y que han de depender de otros en su rutina diaria, ya no son los marginados sociales de otros tiempos, sino personas a que la legislación y la normativa gubernamental de un creciente número de países procuran brindar ayuda, y para los que se va extendiendo cada vez más la figura del cuidador especializado, que, frecuentemente gracias al bálsamo de ayudas públicas que ayudan a sufragar parcialmente los honorarios de estos profesionales, están ahí como la mano amiga que precisan esas personas que no pueden valerse (o no enteramente) por sí mismas. Los consejos para cuidar a dependientes son otra de las ayudas fundamentales que podemos y debemos obtener en estos casos.

Hoy, las leyes y normativas –aplicadas a través del Estado central, o bien de la gestión de los servicios correspondientes por las Comunidades Autónomas, en el marco del Sistema de Autonomía y Ayuda a la Dependencia (SAAD)- distinguen muy certeramente entre el cuidador no profesional, por lo común un familiar de la persona dependiente, y el cuidador profesional. Este último ha de ser una persona experimentada, con trayectoria en esta índole de cuidados, y con el tacto y la empatía suficientes para saber evitar los conflictos en situación tan delicada y espinosa como esta.

Por tales razones, estos profesionales suelen constituir la mejor ayuda para una persona necesitada de asistencia y para su entorno familiar, sobre todo cuando en este hay problemas a la hora de compaginar la vida laboral y profesional con este tipo de exigencias inexcusables. Los Cheques de Ayuda a la Dependencia en la Comunidad de Castilla y León son una de las mejores formas de costear tan inapreciable respaldo para aquellos que acrediten ante los organismos públicos del SAAD la insuficiencia de recursos.

A la hora de ocuparse de una persona que necesita de nuestra ayuda para realizar las tareas básicas de su cotidianeidad, necesitaremos de estos consejos:

  • Auxiliar a la persona en todo aquello que necesite en su día a día, respetando sus deseos y su propio espacio como persona: así, ayudarla a asearse, cambiarse de ropa, desplazarse, etc.
  • Realizar las tareas del hogar, que como es lógico, esta persona no puede desempeñar por sí misma: cocinar, hacer la compra, limpiar, ordenar las habitaciones, cajones y armarios, adquirir alimentos en consonancia con las necesidades nutricionales de la persona a la que estamos cuidando…
  • Y, por supuesto, tener empatía, paciencia y fortaleza de carácter para afrontar estas situaciones, y saber evitar los conflictos.

Los consejos para cuidar a dependientes pueden ayudarnos mucho para poder enfrentar estas coyunturas en que debemos ayudar en sus tareas básicas a personas que tanto nos importan.