Consejos para el cuidado de mayores en verano

Consejos para el cuidado de mayores en verano

El sol y las altas temperaturas del verano son suficientes para extremar las precauciones y los cuidados de los mayores durante la época estival en la que el calor extremo que estamos sufriendo, puede ocasionar problemas importantes en el adulto mayor como son los golpes de calor, deshidratación o insolaciones.

La ola de calor que nos afecta estas semanas, es la culpable del aumento de los ingresos en urgencias del 90% de los mayores de 75 años. La canícula tiene un impacto considerable en las personas más vulnerables y es necesario establecer medios para evitar males mayores.

Un verano más tranquilo, seguro y agradable para nuestros mayores, pasa por seguir una serie de consejos y recomendaciones para hacer frente a las elevadas temperaturas y sus consecuencias, asegurándonos su salud y bienestar durante los meses de verano. Entre ellos podemos destacar:

Recomendaciones para el cuidado de mayores en verano

Mantenerles hidratados: debemos proporcionarles mucha agua y otro tipo de líquidos para que su cuerpo reponga los líquidos perdidos por el calor. La sensación de sed para un adulto mayor es menor, por lo que su necesidad de pedir agua no será la misma, debemos invitarle a beber mínimo un litro y medio diario, aunque no tenga sed.

– Protegerles del sol: no olvidemos que la exposición prolongada a la radiación solar puede ser muy perjudicial para la piel de los mayores, por lo que debemos aplicar protector solar de factor alto para evitar quemaduras u otros problemas producidos por el sol. Tengamos en cuenta que la piel, a medida que envejecemos, se vuelve más fina, menos elástica y es más propensa a sufrir quemaduras.

– Evitar salir en las horas de más calor: salir al exterior con temperaturas que superan los 40º es muy peligroso para nuestros mayores, pues pueden sufrir un golpe de calor o insolación con consecuencias irreversibles. Lo más recomendable con estas temperaturas es permanecer en el interior y salir fuera durante las primeras horas de la mañana o cuando cae la tarde.

– Usar ropa ligera y fresca: con ello conseguiremos reducir la sensación de calor en su cuerpo. Prendas claras y ligeras que ayuden a combatir las altas temperaturas y el calor corporal.

– Acondicionar el hogar: Tan importante es cuidar a nuestros mayores cuando salen al exterior, como mantener la casa fresca y acondicionada cuando permanezcan dentro. Un ventilador o un aparato de aire acondicionado les ayudará a tener la casa a una buena temperatura y evitar el calor sofocante del exterior. Cerrar ventanas y persianas, para que puedan estar lo mejor posible.

– Visitarles a menudo: Tanto si se trata de un familiar como de un vecino cercano, es muy recomendable tener contacto diario con ellos para saber cómo se encuentran y si les hace falta ayuda. Las altas temperaturas pueden alterar su salud y saber cómo se encuentran es primordial para cuidarlos.

– Controlar el sueño: cuando se trata de personas mayores y en verano, debemos estar pendientes de que el calor no condicione sus horas de descanso, ya que, si no duermen bien, estarán más cansados durante la mañana y puede afectar a su salud general.

– Vigilar la tensión arterial: con la temperatura alta, es probable que la tensión sufra alteraciones, por ello debemos vigilar periódicamente su estado.

Hacer que nuestros mayores disfruten del verano es posible, pero reforzando sus cuidados ante las altas temperaturas, garantizando así su salud y bienestar.  En mSoluciona Salamanca, les ayudamos a conciliar mejor su vida diaria con los cuidados que necesitan en todo momento.