Saltar al contenido

10 actividades para mayores en verano

    5 actividades para mayores en verano

    El verano es el momento en el que a todos nos gusta salir y realizar actividades al aire libre, sin que ello suponga un riesgo para nuestros mayores, adoptando las medidas necesarias para protegerlos, especialmente, del calor y las altas temperaturas.

    Mantenerse activos, también en esta época del año, es importante para su salud y eso implica salir y poder disfrutar de numerosas posibilidades que les ofrece el verano, eso sí, recalcando que se debe hacer aprovechando las horas de menos calor y las actividades en interior. Con ello, no queremos decir que el sol sea perjudicial para la salud y bienestar de las personas mayores. Siempre y cuando se tome durante un tiempo prudencial y usando fotoprotectores, aporta beneficios para el organismo como es la vitamina D, imprescindible para huesos, músculos y el cerebro.

    Realizar, entonces, actividades y ejercicios al aire libre reporta numerosos beneficios tanto para los mayores, ya que afecta de manera positiva a su salud y bienestar, mejora el estado de ánimo y retrasa el envejecimiento, sin olvidarnos que evita el sedentarismo y favorece las relaciones sociales y conexión con el entorno.

    Así que, con un poco de precaución, divertirse en verano para los mayores es uno de los placeres que les tiene preparada la estación estival. Porque si hay una época que invita a disfrutar, esa es el verano. Veamos a continuación, una serie de actividades para mayores que pueden realizar al aire libre o en interior indicadas para estos meses.

    10 actividades para mayores durante el verano

    • Salir a caminar: sin duda es una de las actividades más saludables para las personas de la tercera edad. Disfrutar de una camina durante la mañana para ver el amanecer o a última hora de la tarde cuando el calor es menos fuerte, resulta muy placentera y entretenida.
    • Realizar ejercicios en la piscina: durante el verano y aprovechando que las piscinas al aire libre están abiertas o en los gimnasios, las clases de aquagym y ejercicios en el agua, son muy recomendables para los mayores. Además de ser beneficiosos para huesos y articulaciones, son refrescantes y muy divertidos.
    • Pasar el verano en el pueblo: volver al pueblo en verano es uno de los placeres más reconfortantes para los mayores que pueden hacerlo. Volver a su infancia, reencontrarse con sus familiares y amigos y vivir momentos del pasado, es muy gratificante para ellos.
    • Cine y música al aire libre: la pandemia ha obligado a cambiar muchos de los hábitos que teníamos anteriormente, pero, poco a poco, se van retomando actividades que no supongan un riesgo para las personas. Es el caso de los espectáculos. Así, poder asistir a una sesión de cine de verano o un concierto de música al aire libre serán eventos alegres y recomendables para pasar las tardes-noches de calor.
    • Realizar alguna excursión: para los más aventureros y, siempre que se todo esté apto para poder realizar viajes, es una buena elección. Son muchos los sitios que organizan excursiones para la tercera edad y son una buena opción para conocer gente y divertirse.
    • Apuntarse a un curso o taller: la tercera edad puede ser un buen momento para aprender algo nuevo que en otro momento no se ha hecho. Un curso de manualidades, informática básica, idiomas… El saber no ocupa lugar y si además es entretenido mucho mejor.
    • Visitar un spa o balneario: es una para las personas mayores ya que aporta numerosos beneficios para su salud. Además, es una buena opción para relajarse y disfrutar de una actividad gratificante para el cuerpo y la mente. Afortunadamente, son muchos los lugares que ofrecen packs y ofertas destinados a las personas de la tercera edad, incluso viajes y excursiones pensados para ellos.
    • Pilates o yoga: una actividad física muy apta para los mayores podría ser acudir a talleres o clases de pilates o yoga. Distintas posiciones y movimientos de bajo impacto que les ayudarán a conectar con otras personas y a mejorar su estado físico.
    • Leer: la lectura protege el cerebro y la memoria y es un método preventivo ante enfermedades neurodegenerativas. Aprovechando el buen tiempo y las horas de luz, coger un libro y ponerse a leer en una hamaca en la terraza, sentarse y disfrutar de un buen libro en el parque o hacerlo mientras cae la tarde, es una buena propuesta para los mayores.
    • Bailar: podemos apuntar al baile como una de las actividades más reconfortantes y enriquecedoras para los mayores. Ya sea en la verbena del barrio o pueblo o en los diversos talleres que organizan los centros de día u otras asociaciones para mayores, bailar estimula y pone en marcha todos los músculos del cuerpo y mantiene la mente en forma. Además, fomenta las relaciones sociales.

    Envejecer de la mejor forma es posible manteniendo hábitos de vida saludable, relacionándose con otras personas, compartiendo inquietudes con otros, etc.… en un verano que verano sea siempre la vía de escape para los otoños e inviernos que estén por llegar.